Vine School Health Center: celebrando 25 años de impacto

Tomma Battle había llevado a su hija a varios especialistas por sus problemas de salud crónicos. Las visitas resultaron en pruebas costosas y ningún resultado, hasta que una visita al Centro de Salud de Vine School, administrado por la Facultad de Enfermería de Knoxville de la Universidad de Tennessee, la colocó en el camino correcto. “Mis preocupaciones como padre fueron escuchadas”, dijo Battle.

El centro es solo un ejemplo del profundo impacto que la universidad está teniendo en las comunidades locales para impactar positivamente en la vida de las personas.

En un par de meses, los especialistas del centro resolvieron los problemas de la familia Battle, tal como lo han hecho con miles de familias durante los últimos 25 años.

Establecido en 1995, el Centro de Salud de Vine School se abrió para brindar atención de acceso en un área donde no la hay. El centro, una asociación comunitaria entre la Facultad de Enfermería y las Escuelas del Condado de Knox, trata a niños desde el nacimiento hasta los 21 años.

Nan Gaylord

En 2011, Nan Gaylord, decana asociada de práctica y asuntos globales de la universidad, escribió una subvención para expandir la atención de Vine para brindar evaluaciones de salud mental, asesoramiento y servicios de terapia de juego para niños y sus familias. La subvención también brindó asistencia con alimentos, vivienda, ropa y solicitudes de seguro médico.

“Sabemos que la salud no es solo estar bien físicamente. Hay tantos otros determinantes sociales”, dijo Gaylord. “Nosotros abordamos todo eso”.

Los servicios de salud mental de Vine ayudan a las familias y al personal escolar a comprender las intervenciones conductuales apropiadas para que los estudiantes puedan permanecer en la escuela. El enfoque holístico del centro ha tenido un impacto profundo en la salud física y mental de los niños, así como en su desempeño académico.

“Debido a que brindamos atención en la escuela, los niños pierden menos tiempo en el salón de clases”, dijo Gaylord. “Una visita a través de nosotros toma solo unos minutos; luego, el niño es enviado de regreso al salón de clases o a casa si está demasiado enfermo para quedarse”.

El nuevo enfoque está capacitando a las futuras enfermeras y enfermeras practicantes para que vean el panorama completo.

“Sé que la compasión que he observado en Vine se traducirá en mi carrera como enfermera pediátrica”, dijo Grace Cambron, una graduada de 2021 que se ofreció como voluntaria en Vine durante tres años. “He visto a enfermeras y practicantes de enfermería llevar a sus pacientes y familias bocadillos y agua, y otros artículos necesarios como champú o desinfectante para manos. Esto impacta a los niños y sus familias, sabiendo que están atendidos en todos los aspectos de su salud”.

El centro ofrece servicios de telesalud a otras escuelas del Título I del condado de Knox, lo que permite que las enfermeras escolares trabajen en conjunto con su enfermera practicante para ofrecer atención pediátrica.

La capacidad de telesalud de Vine permitió que el centro continuara con la atención cuando se produjo la pandemia en 2020. Si bien las visitas en persona disminuyeron del promedio reciente de 8,000 al año, los servicios de salud mental virtuales vitales crecieron.

“El aislamiento realmente afectó a los niños que tenían otros problemas de comportamiento y salud mental”, dijo Gaylord. “Los padres nos dijeron, y vimos, que realmente nos necesitaban”.

Las enfermeras de Vine también brindan atención en el condado de Scott, Tennessee, donde no hay proveedores pediátricos. Existen planes para expandir la atención a adultos en viviendas de bajos ingresos para personas mayores.

“Si no fuera por Vine, no habríamos recibido ayuda”, dijo Battle. “Estoy muy agradecida por la atmósfera amorosa, paciente y cálida. Realmente les importa”.

CONTACTAR:

Lindsey Owen (865-974-6375, lowen8@utk.edu)

Kara Cardwell (865-974-9498, kmclark2@utk.edu)

Leave a Comment